“A este debate le falta la segunda parte, y es la que tiene que ver con las responsabilidades de congresistas y su relación con las FARC”: María del Rosario Guerra.

Bogotá, 17 de septiembre de 2014, (CD) La siguiente es la intervención de la Senadora María del Rosario Guerra, durante la sesión de la Comisión Segunda:

“Hoy claramente se demostró que lo que se perseguía con este debate era un enjuiciamiento al senador Álvaro Uribe Vélez. Fundamentalmente, un mandado para que se desdibujara -ante la opinión pública- la imagen de un personaje convencido de que la institucionalidad radica en el Estado y de que es la fuerza pública la que tiene la posibilidad de defender este país de los ataques de los violentos. Un personaje que fundó la seguridad como su valor principal para que los colombianos viviéramos tranquilos.
No podía perdonársele a él que hubiese fortalecido y apoyado la fuerza pública para reducir a las FARC como en efecto las dejó en 2010. [Lamentablemente en los últimos años, tanto el número de combatientes de las FARC, ELN y BACRIM aumentó].
Tampoco le perdonan el que, no por complacer a las FARC, sino por su responsabilidad como presidente de la república, lograra la desmovilización de más de 30 mil miembros de grupos paramilitares. No es como dijo alguno de los senadores que esto era una dudosa inflación de desmovilizados, no.
Lo sospechoso es cómo el actual gobierno del presidente Santos está permitiendo que se incremente el número de combatientes de las FARC, de miembros de las BACRIM y de sus fechorías. Sospechoso es el hecho de que poco se hayan investigado las relaciones entre las FARC y algunos de los congresistas, y que no se haya investigado lo que los computadores de Reyes muestran de ese relacionamiento.
Álvaro Uribe no fue elegido por los paramilitares, como lo acaban de insinuar el senador Serpa y la senadora Claudia López, él fue elegido porque supo interpretar la angustia que se vivía en Colombia. Una angustia de tantos colombianos que sufrían el secuestro, la extorsión y las llamadas “pescas milagrosas”. Él supo decirles a los colombianos que lo que se estaba negociando en el Caguán, era una farsa y un atentado contra la institucionalidad del país. Por ello fue que en el 2002 muchos colombianos que todavía hoy respaldan las tesis de la seguridad le dieron su voto de confianza. Usted mismo lo reconoció, senador Serpa, y habló de la zozobra que vivía el país.

No ha sido fácil para algunos congresistas aceptar que un nuevo partido político que quiere ser la alternativa, en su primer intento, haya tenido el respaldo de tantos colombianos. Y lo tuvo, entre otras cosas, porque nuestras tesis han sido claras coherentes y las mismas durante todos estos años pero también porque en nuestro trabajo político hemos sabido interpretar las angustias de las familias, de los pequeños comerciantes y de las personas a lo largo y ancho de todo el país.

No hay que esperar a la historia para que los colombianos se pronuncien sobre lo que ha sido su gobierno y lo que ha significado él para este país. Ya en las urnas los colombianos nuevamente lo han respaldado, como bien lo dijo aquí también el senador Serpa, para las elecciones al Congreso (con más de dos millones de votos) y luego con el apoyo a nuestro candidato presidencial.
Hoy citan a un debate para hablar de paramilitarismo y narcotráfico, que no es otra cosa que un enjuiciamiento por su firmeza, sus convicciones y su defensa a la institucionalidad del Estado. Con mentiras, desvío de información y manipulación de la misma se ha querido mostrar algún nexo de él con grupos al margen de la ley, que no ha existido.

La austeridad, senador Serpa, del gobierno Santos la muestra el propio presupuesto general de la nación: 38 billones de pesos entre el 2010 y el 2015 por concepto del aumento del gasto del funcionamiento. Según la misma fuente, del Ministerio de Hacienda, entre el 2010 y el 2014 se aumentaron 18 mil nuevos cargos en el ejecutivo y ahora dicen que 11 mil contratados venían del gobierno de Uribe. Si eso era así por qué no los eliminaron. Y porque entonces crearon en total más de 11 nuevas dependencias, entre agencias y entidades.

La austeridad también se puede ver en los cerca de 2 billones de pesos en gastos de publicidad. El derroche de este gobierno es tan claro que ya los analistas que no son afectos a nosotros, le están pidiendo al gobierno que use para este presupuesto al menos no un congelamiento del gasto del funcionamiento sino su poder de reducir el presupuesto de funcionamiento y por supuesto el de nómina que lo tiene incluido.

Le pido al senador citante que habló de que había una finca en el municipio de Jericó de propiedad de uno de los parientes del expresidente, que muestre las pruebas, esto no es con falsos comentarios, ni falsas denuncias. Si hay pruebas tienen la obligación de presentarlas ante los órganos competentes como lo hizo hoy el ahora senador Uribe ante la Corte Suprema de Justicia y como lo ha hecho siempre cuando ha tenido la información.

Igualmente vale la pena recordar que cuando hicimos -hace una semana- el debate de control político que lideró la senadora Paloma Valencia, sobre el tema de las elecciones, trajimos evidencias sobre el tema.

Es bueno recordar que para diciembre de 2002, usted senador Serpa, aventajaba por varios puntos a Uribe Vélez quien se opuso radicalmente a lo que estaba pasando en el Caguán y denunció cómo se ordenaban secuestros y retenes desde allí. Con él la ciudadanía empezó a sentir que había una persona que interpretaba sus angustias y preocupaciones. Por eso creo que este debate en el que se le quiso hacer un juzgamiento no debe concluir porque falta la segunda parte, y es la que tiene que ver con las responsabilidades de congresistas y su relación con las FARC porque ellas también han sido narcotraficantes, ellas también han generado por vía del narcotráfico y los cultivos ilícitos las condiciones que hoy tenemos.

Presidente, quiero rechazar el trato que se nos ha dado como si aquí los miembros del Centro Democrático, de manera escurridiza, nos moviéramos ante el país y ante el Congreso. Nosotros lo que hemos tenido que decir lo hemos dicho y por eso el expresidente Uribe, hoy senador cabeza de este grupo, ha demostrado y ha hecho un recuento de cómo fue su vida y ejercicio profesional”.