Preocupante situación laboral de los jóvenes colombianos

Mayo 25 de 2016
Plenaria de Senado

Si bien es cierto que la informalidad en el primer trimestre del 2016 se redujo un punto, de 48,3 a 47,3%, en comparación con el mismo periodo del año anterior, también lo es que sigue siendo alta. Me preocupan el desempleo laboral en los jóvenes y los altos porcentajes de informalidad laboral en la región Caribe que ascienden a 61,5%.

Según cifras del DANE, Medellín (40,4%), Bogotá (41,6%) y Manizales (43,8%) son las ciudades con menor proporción de ocupados informales. Pero la más alta informalidad se registra en el área metropolitana de Cúcuta con 70,1%. Cinco ciudades capitales de la región Caribe registran la mayor informalidad laboral nacional. Y entre ellas, Sincelejo y Riohacha encabezan la lista con 67,3% y 65,1% respectivamente; seguidas por Montería, Valledupar y Santa Marta.

En la región Caribe por cada 10 personas ocupadas, hay 6 informales. Sincelejo, a pesar de ser una de las capitales que más reduce su desempleo, presenta el más alto índice de informalidad en la región.

El segundo tema es el aumento de la tasa de desempleo laboral de los jóvenes que pasó de 16,2 % en el primer trimestre de 2015, a 18% en el mismo periodo de 2016.

El sector que atrajo más jóvenes en el primer trimestre de este año fue el del comercio y los restaurantes. Se redujo el empleo juvenil en la agricultura -7.4% y en la industria -6,4%.

Solicito al Ministerio del Trabajo que revise la muy preocupante situación laboral de nuestros jóvenes e impulse un pacto empresarial por el empleo juvenil. Igualmente, invito a los mandatarios de la región Caribe para que en sus planes de desarrollo les den prioridad a proyectos de emprendimiento juvenil y a motivar la generación de empleo formal. De ahí la importancia que el gobierno nacional y sus funcionarios no ahuyenten el empleo formal con pesadas cargas tributarias, trámites, soborno y persecución a los empresarios que disientan de sus políticas.