Superintendente de Subsidio Familiar, Griselda Restrepo, debe renunciar

Marzo 8 de 2016
Plenaria de Senado

El escándalo de corrupción que involucró inicialmente a Comfasucre, hoy compromete a la Superintendencia de Subsidio Familiar por las irregularidades en el manejo de varias cajas de compensación familiar. Las denuncias que hice hace 10 meses en la Comisión Tercera del Senado, durante un debate de control político, son reafirmadas e incluso ampliadas con las graves denuncias que hizo recientemente Jeannette Benítez, exdelegada para la responsabilidad y medidas especiales de la Superintendencia del Subsidio Familiar.

1. Se denuncia que la misma superintendente Griselda Restrepo, al ver que los informes de auditoría de varias cajas de compensación, entre ellas COMFASUCRE, mostraban altos niveles de corrupción y politiquería, solicitó que maquillaran dichos informes. Como la exsuperintendente no se prestó para ello, la destituyó no sin antes dejar consignado en un documento –entre otras irregularidades- el desgreño administrativo y la manguala entre la Superintendente y algunos políticos liberales.

2. Erika Ahumada, directora encargada de COMFASUCRE con afinidad política con la superintendente Restrepo y quien -al parecer- maneja a su gusto y sin control cerca de 5.000 mil millones de pesos mensuales, ha sido denunciada –entre otros delitos- por maltrato laboral, presunta contratación indebida, aumento desmedido de la nómina y vinculación de parientes. Las pérdidas de la entidad aumentaron en estos dos años de la intervención, y hoy la suma asciende a $6.500 millones en programas y servicios; y las pérdidas acumuladas en la EPS superan los $25.000 millones.

3. Mientras que las cajas Comfenalco Valle y Comfamiliar Nariño se encuentran intervenidas, -al parecer- presentan hechos de corrupción y ya tienen procesos disciplinarios, Comfamiliar Cartagena, Cafaba Barrancabermeja y Comfamiliar Camacol (Antioquia) están intervenidas con cuestionamientos en su manejo.

Por todo lo anterior, solicito la renuncia de la Superintendente de Subsidio Familiar, Griselda Restrepo, y pido al Secretario de Transparencia de la Presidencia que se pronuncie sobre el tema. Pese a que hace un año tiene toda la evidencia, su respuesta ha sido quedarse quieto para no dañar al gobierno del presidente Santos. Así mismo, pido a la Procuraduría su rápida intervención para defender los intereses de los trabajadores que son en últimas los reales dueños de las cajas.

Finalmente, pido al Secretario General del Senado que envíe copia de esta constancia al Procurador General, al Secretario de Transparencia de la Presidencia y a la Superintendente de Subsidio Familiar.