El cambio de sexo en el registro Civil abre la puerta al matrimonio entre parejas del mismo sexo y a la adopción

Martes 21 de julio de 2015
Plenaria de Senado

El pasado 4 de junio, el Gobierno Nacional mediante los ministerios del Interior y de Justicia, expidió el decreto 1227 de 2015 por medio del cual se reglamenta el trámite para cambiar el sexo en el registro civil y demás documentos por uno distinto del que fue registrado al momento de nacer. Valga mencionar, que este cambio sólo requiere una solicitud por escrito ante notario y una declaración juramentada de la persona interesada en cambiar de sexo.

Rechazo el que este decreto abra la puerta para que parejas del mismo sexo puedan contraer matrimonio, pues si alguno de los miembros de la pareja decide cambiar de sexo sólo en sus documentos de identidad, en un trámite que – de acuerdo con el decreto– no puede tardar más de cinco días, nada impide que contraigan matrimonio en una notaria pese a que esta unión no ha sido aprobada en el país. De igual manera, se deja la opción para que puedan adoptar, desconociendo el interés superior de los niños.

El cambio en la concepción del matrimonio como institución, es un debate sobre qué tipo de sociedad queremos, y en la actualidad tanto la Constitución como la Ley definen el matrimonio como la unión natural entre un hombre y una mujer. Si se quiere cambiar ese tipo de familia porque se considere que no atiende la realidad social, u otras razones, debemos preguntarle al pueblo colombiano por medio del constituyente primario o secundario qué tipo de sociedad quieren.

El matrimonio no es una institución que deba ser cambiada por el ejecutivo a escondidas de la ciudadanía, ni mucho menos excediendo su potestad reglamentaria. Por tanto, le solicito al Gobierno Nacional aclarar el alcance del Decreto 1227 de 2015, y exhorto a los congresistas a que discutamos este tema que tiene hondo calado para rediseñar la sociedad colombiana.