Centro Democrático no defiende a Pretelt, no defiende a ningún Magistrado pero sí las garantías constitucionales de nuestra Constitución Política

[Texto de la intervención de la senadora Paloma Valencia]

“No voy a hablar en nombre del partido sino de algunos senadores con los que he hablado Individualmente:
Nohora Stella Tovar Rey, León Rigoberto Barón, Alfredo Rangel Suarez, María Del Rosario Guerra De La Espriella; Susana Correa Paola Andrea Holguín Moreno, Honorio Miquel Enríquez Pinedo Iván Duque Márquez, Carlos Felipe Mejía Mejía Jaime Alejandro Amín Hernández Fernando Nicolás Araujo, Daniel Alberto Cabrales Castillo, José Obdulio Gaviria Vélez, Everth Bustamante García, Alfredo Ramos Maya.

Queremos dejar las siguiente Constancia

En vista de todas las nulidades y los atropellos que se han venido cometiendo en este proceso el Centro Democrático anuncia que se retira de este debate y no hará parte de estas votaciones.
1. Queremos dejar constancia que la comisión de instrucción no profirió una resolución de acusación hay tres. Una con tres votos que preparó el Senador José Obdulio Gaviria, otra con tres votos que preparó el Senador Roosvelt cy otra con un voto que preparo el Senador Corzo, esto rompe claramente la ley 5.
2. El tipo penal con el que se calificó el delito esta evidentemente equivocado y genera una serie de consecuencias de nulidad cuando sea analizado por la Corte Suprema de Justicia.
3. Queremos manifestar nuestro rechazo por la manera como se votaron los impedimentos en este Congreso de manera amañada y tergiversando lo que la ley establece sobre todo en términos de los congresistas que habían expresado previamente su opinión, aquellos de parentesco lejano que se aceptaban y aquellos que se negaban cuando el parentesco era más cercano. Manifestando animadversiones y sin embargo negando los impedimentos.
La ley 5 fue clara en decir que cuando un Senador ha emitido opiniones sobre el asunto y pudiera incurrir en contradicciones, debe mantenerse por fuera del debate y sin embargo no se aceptaron, igualmente fueron las recusaciones.
4. No se dio espacio a la defensa mientras aquí se le abrieron todos los espacios al ente acusador para que viniera el representante acusador en calidad de fiscalía como lo establece la ley 5 a presentar ante este senado todas las acusaciones, se le negó en el senado al Magistrado Pretelt, incluso se le dio solamente defensa material pues se le negó la defensa técnica que es un derecho fundamental de todo ser humano, ser defendido por un abogado experto.
5. Todas las defensas son las que cierran los procesos sancionatorios en los administrativos en los penales en los disciplinarios y sin embargo aquí fue el representante acusador el que cerró el debate.
6. La confusión con el tipo de proceso, evidentemente una nulidad que este senado va a cometer al haber confundido el proceso que establece la ley 5 y la constitución para los delitos comunes y aquel que establece para los delitos cometidos con ejercicio de su cargo.
La opinión del el CD, es que el delito de concusión por el cual se investiga al Magistrado es un delito en ejercicio del cargo, no lo podría cometer una persona que no fuera Magistrado de la corte constitucional de manera que es en ejercicio del cargo y necesitaría el antejuicio político que hubiera sido condenado por este senado para que pudiera pasar a la Corte Suprema de Justicia como lo establece la ley 5.
7. La aplicación de la ley 600 es a todas luces un abuso por parte de este Congreso cuando están las actas del Congreso de la Republica que decidieron modificar todos los artículos de la ley 600 con 44 articulos de la ley 906 que posteriormente se sacan de la ley sobre la base de que será la ley 5 y solo la ley 5 la que regirá los procesos especiales a excepción de los que recaen sobre los propios congresistas.
8. El antejuicio político no es la aceptación de la acusación como lo ha venido sosteniendo en los memoriales tanto del del Senador Corzo, como del Senador Roosvelt y sus demás acompañantes. El Antejuicio político no es simplemente que este Congreso acepte la acusación sino que efectivamente juzgue al Magistrado en una audiencia lo venza con defensa técnica y solo entonces podría llegar a la Corte Suprema de Justicia.
9. Los juicios políticos no pueden confundirse con juicios sin garantías, un juicio político tiene formas, formalidades y tiene que ajustarse a las garantías que establece la Constitución, y todos los tratados internacionales.
10. Queremos hablar de los tres tipos de nulidades que se han presentado en este proceso:
Aquellas que alegó el magistrado Pretelt que sostiene no fueron resultas en la Cámara de Representantes, la denuncia muy grave del Procurador General Nación sobre nulidades que presentó en ese proceso y tampoco fueron resueltas. Y finalmente la del Centro Democrático en consideración a que el Magistrado fue juzgado con una ley derogada y que termina por mostrar que este proceso está plagado de imperfecciones.
11. A aquellos senadores que han dicho que ante las nulidades ellos no tienen nada que hacer, nos permitimos recordarles que ningún funcionario público puede ponerse por encima de la ley y muchísimo menos puede decir que como la ley no le daba espacio para decretar las nulidades entonces puede continuar el camino de violentar los Derechos Fundamentales y Garantías Procesales que son el fundamento del Estado de Derecho.
12. Las nulidades debieron ser atendidas por esta plenaria, debieron ser resueltas en aras de tener un proceso transparente y justo. Muy grave que el Congreso renuncie a su deber de aplicar la ley aduciendo que como no existe una oportunidad clara, entonces simplemente continúan en la violación sistemática de los derechos del acusado.
13. Las denuncias por falta de garantías que se han hecho a lo largo y ancho de todas estas intervenciones nos hacen pensar que un Congreso y el Senado de la República no debería pronunciarse sobre este asunto de la manera como lo ha venido haciendo desconociendo los tramites formales.

Un Congreso no puede pretender que la inviolabilidad del voto sea inviolabilidad también para violentar las garantías constitucionales y legales que existen a favor de los ciudadanos de Colombia, sin distingos de raza clase o credo o partido político.

Y me permito responder a un Senador que dijera que el Magistrado Pretelt pertenece al Centro Democrático, eso es falso, el Magistrado Pretelt la única manifestación política que ha hecho es su pertenencia al partido Conservador, a quien hoy le rendimos homenaje de solidaridad a sus bases por ver a su partido persiguiendo a sus propios Magistrados.

También queremos decir que se está desconociendo la ley 5 abiertamente cuando se han permitido todo tipo de intervenciones y procesos que no corresponden, y que se aduce la ley 600 a todas luces derogada.

Votar tan evidente nulidad, tantas arbitrariedades cometidas, simplemente acarrearían sanciones para los congresistas estamos convencidos de que esto dará lugar no solamente a acciones de repetición que tendrán que responder con el patrimonio de los congresistas sino a pérdidas de investidura e incluso investigaciones penales por los abusos cometidos.

La inviolabilidad del voto no va a permitir que se puedan violentar los derechos ciudadanos.

El Centro Democrático no defiende a Pretelt, no defiende a ningún Magistrado pero si las garantías constitucionales de nuestra constitución política y lamentamos que las ideas de dar confianza y optimismo de lo que pasa en el Congreso de la Republica, se confundan con la persecución con el daño de las instituciones y que se cree aquí en el Congreso de la República de Colombia en este Senado un proceso que ni siquiera Kafka imaginó en sus más truculentas novelas.

Lamentamos que el procurador no haya podido pronunciarse, lamentamos la falta de la defensa y Lamentamos para Colombia que el sueño de una justicia justa, se diluya incluso en ese Senado de la Republica

(FIN)