Educación: un grito de auxilio por Sucre

Agosto 11 de 2015
Plenaria de Senado

Gran preocupación de estudiantes y padres de familia por la situación que están viviendo debido a la negativa del Ministerio de Educación de renovar el registro calificado a la facultad de medicina de la Universidad de Sucre. Ello no sólo impide al programa de medicina recibir nuevos estudiantes, sino que deja un manto de dudas sobre la calidad del Programa y sus condiciones optimas para prestar el servicio.

Me parece paradójico que en su comunicado de prensa, el Ministerio de Educación Nacional argumente que esta decisión se dio porque no se contaba con el personal calificado para cubrir a todos los alumnos y en una carta recibida el pasado 6 de agosto por parte de la Asociación de Estudiantes de Medicina de la Universidad de Sucre, las razones sean diferentes. Los estudiantes destacan que a pesar de las etapas que ha tenido este proceso todas han sido inconclusas. Peor aún es que en la última instancia donde los directivos de la universidad se dirigieron a las instalaciones del Mineducación en Bogotá buscando salidas, este reafirmó que había sido negado el registro porque no tenían una sala de informática (valga resaltar que la sala de informática ya existía) y por rebajar el número de créditos educativos del programa de medicina de 248 a 208, los cuales que fueron reajustados.

Para los alumnos la negligencia ha sido por parte tanto de la institución como del Ministerio, ya que no se les dio una oportuna respuesta al recurso de apelación que se había mandado en el año 2014, a raíz de la primera negativa del Ministerio para otorgar el registro único al programa de medicina. Los estudiantes se declararon en paro total desde el martes 4 de agosto.

Por lo anterior, solicitó al Ministerio de Educación Nacional y al Consejo Superior de la Universidad de Sucre, revisar los trámites que se han venido adelantando. Acordar un plan de trabajo urgente y unas fechas para su cumplimiento, de tal manera que la Universidad pueda ofrecer el programa de medicina con calidad, como lo requiere la sociedad sucreña y los actuales y futuros estudiantes.