[CONSTANCIA]
Abril 7 de 2015
H.S. María del Rosario Guerra

Recibo con alegría y esperanza la noticia de la posible visita del Papa Francisco a nuestro país, pero rechazo la politización y la desviación del sentido pastoral que de ella ha hecho el presidente Juan Manuel Santos.

De manera utilitarista, el mandatario tergiversa -según sus intereses políticos- la anunciada visita e ignora el significado y la importancia de la presencia del pontífice para católicos, desplazados, víctimas, marginados y presos –entre otros-.

Qué bueno que el Gobierno hiciera la difusión correcta del mensaje del Santo Padre en el que invita a trabajar por los marginados y excluidos, a acabar con todas las formas de violencia, a restaurar la dignidad de las víctimas, a respetar la vida en todas sus formas y a valorar la familia como núcleo de la sociedad.