Al rescate de SATENA

Abril 5 de 2016
Plenaria de Senado

Dejo constancia en la plenaria del Senado de la República del preocupante estado financiero en que se encuentra la aerolínea SATENA. Hace un par de semanas el General Pedro Ignacio Lozano, nuevo presidente de la empresa aérea, le expuso a la Comisión Segunda del Senado el grave estado financiero en el que se encuentra su entidad. En su intervención, pidió la ayuda de todo el Congreso de la República, para salvar a una de las empresas estatales más importantes por el servicio que presta en las zonas marginadas del país.

Las deudas de SATENA ascienden a los 12 millones de dólares y los gastos han aumentado en un 37. Por ello, el General Lozano solicitó una “Ley Salvavidas” para poder funcionar con un alto nivel operacional.
Es muy importante que el Gobierno Nacional acoja el llamado del General puesto que de no hacerlo se pondría en peligro un servicio vital para las zonas más alejadas y pobres del país, cuyos costos de tiquetes son incluso más altos que los de algunas rutas comerciales.

El Banco Interamericano de Desarrollo recientemente le sugirió a SATENA tres alternativas de política para salvar la empresa: la primera es la implementación del sistema de prestación de servicios aéreos esenciales, a través de un contrato entre la Nación y Satena, para que ella preste el servicio. La segunda es el establecimiento de una política de servicios aéreos esenciales, en la que SATENA evalué la provisión y la necesidad de servicio a regiones remotas; y, por último, el desarrollo de un marco institucional moderno, en el que la aerolínea tenga independencia de las funciones reguladoras, operación de infraestructura y de investigación de accidentes e incidentes.

Por todo lo anterior solicito al Ministro de Transporte y al Ministro de Defensa, que revisen el tema para darle una pronta solución a la situación de SATENA y así evitar su cierre que dejaría incomunicado a 40% del territorio.