Mano dura con los educadores y apaciguamiento con las FARC

Martes 28 de abril
Plenaria de senado

Desde hace 7 días la mayoría de los 330 mil docentes oficiales del país se encuentran en huelga. Dentro de sus peticiones está el aumento del salario, mejor atención en salud y un mecanismo de evaluación diferente para los ascensos en el escalafón.

Es contradictorio, por no decir más, que el Gobierno Nacional cierre sus puertas al diálogo con los profesores y perpetúe esta situación que afecta a más de 9 millones de estudiantes, quienes tienen suspendida su educación.

No apoyo las vías de hecho, pero tampoco entiendo como el Gobierno aplica una política de “mano dura” con los docentes, quienes educan el futuro del país; y tiene una política de apaciguamiento y diálogo con los mayores verdugos que hayamos visto, los narcoterroristas de las FARC. Como lo había manifestado con anterioridad, respaldo algunos de los reclamos del magisterio e invito
al Ministerio de Educación a concertar con los maestros.