[CONSTANCIA]
Abril 14 de 2015
H. S. María del Rosario Guerra

Llamado de atención a Canciller para que adopte medidas efectivas y haga respetar los derechos de los colombianos en Venezuela.

Es de gran preocupación la situación que viven nuestros compatriotas residentes en Venezuela; motivo por el cual quiero dejar la presente constancia.

Según diversas fuentes, el número de colombianos que viven en el vecino país ronda los 4 millones; personas que no sólo tienen que soportar la escasez que afecta dicho país, sino malos tratos y discriminación también.

A las largas horas en filas para poder adquirir los elementos básicos de alimentación y aseo, se le suma la discriminación para acceder a ellos. Nuestros hermanos residentes en el vecino país denuncian, y así ha sido recogido por los medios de comunicación, que luego de estar varias horas en las colas, al llegar a pagar les piden identificación, y si son colombianos no los dejan comprar. En muchos casos son además retenidos y luego deportados.

En lo que va corrido del año, 1.600 personas han sido deportadas en medio de malos tratos e impidiéndoles recuperar sus pertenencias, producto de su trabajo por muchos años.

Así, no sólo padecen la arbitrariedad de un régimen que no respeta ni a sus nacionales, sino que se ven forzados a regresar al país sin nada, pues por lo que trabajaron tantos años, es dejado en Venezuela.

Hago un llamado de atención a la señora Canciller para que tome cartas en el asunto y adopte medidas más efectivas para hacer respetar los derechos de nuestros hermanos en el vecino país y evitar una grave crisis social. La dignidad de los colombianos debe estar por encima de cualquier otros intereses.