Rechazo la decisión de la Corte Constitucional de avalar el matrimonio de personas del mismo sexo en nuestro país.

Abril 13 de 2016
Plenaria de Senado

Aunque todavía no existe sentencia, la Corte desestimó la ponencia que negaba la posibilidad para que se celebraran matrimonios entre personas del mismo sexo en el país, y en los próximos días se votará la ponencia que recoge los argumentos para permitir este hecho, que es, a todas luces, contrario a nuestro ordenamiento jurídico.

El matrimonio es la unión plena de un hombre y una mujer, ordenada al amor mutuo y la cooperación, con la apertura a la procreación. Este concepto de matrimonio, institución primigenia de la humanidad, es el que está plasmado en nuestro sistema constitucional (Art 42) y en nuestro Código Civil (Art 113), y no es casual, sino que corresponde a la diversidad originaria entre hombre y mujer y al modo natural en que se complementan y desarrollan su amor sexuado.

El concepto de matrimonio y sus elementos indispensables no pueden ser cambiados por una institución judicial como la Corte Constitucional. Estos cambios estructurales se deben debatir en espacios como el Congreso de la República, que representa al pueblo colombiano, o a través de consulta popular.

En los últimos años, la Corte nos ha acostumbrado a una constante usurpación de las competencias de la rama legislativa y a sustituir los debates democráticos; y en esa línea ha aprobado el aborto, la eutanasia, la dosis personal y la adopción por personas del mismo sexo. ¿Qué vamos a hacer como legisladores frente a esta alarma que se prende de que ahora van a legislar sobre el matrimonio homosexual?

Hago un llamado a la presidencia del Congreso para que aclare el procedimiento que se debe seguir, una vez la Corte exhorta a legislar sobre los diferentes temas. En el caso del matrimonio de personas del mismo sexo es necesario que se invite a todas las bancadas para definir si alguna de ellas asume liderazgo o se organiza un grupo de senadores que lidere un proyecto de ley antes de que la Corte Constitucional emita sentencia

Al mismo tiempo, hago un llamado a la Corte Constitucional para que se abstenga de emitir una sentencia contraria a nuestro ordenamiento, que además extralimita sus funciones legales y contraría el parecer de los colombianos.