CONSTANCIA

[PLENARIA DEL SENADO]

Febrero 14 de 2017

 Mis tres inquietudes van en la misma línea que planteaba el senador Galán y por eso tenía inclusive unas proposiciones. Lo primero, ningún colombiano que haya sido condenado por delito de Lesa Humanidad ni violaciones a los Derechos Humanos puede estar sentado en este Congreso. ¿Por qué en este artículo no se dice lo mismo para el caso de los voceros de las FARC? Hoy pueden estar personas que no estén condenadas pero no sabemos si el día de mañana estas personas pueden cambiar y venir otras. Me pregunto, ¿por qué a ellos no les va a aplicar?

 

Mi segunda inquietud en la misma línea; el régimen de inhabilidades, yo me pregunto ¿pueden estos voceros de las FARC al mismo tiempo estar trabajando en empresas privadas o estar haciendo consultoría o estar haciendo servicios para terceros? Va en la línea de la falta de claridad de lo que aquí se está presentando. Aquí hay un vacío grande en materia de inhabilidades e incompatibilidades que aplica a los congresistas y que para nada está dicho en este artículo primero.

 

La tercera preocupación que me asiste es que aquí no hay límite en el tiempo para esta vocería, como no hay límite en el tiempo para la vocería entonces simplemente se dice que tendrá las mismas prerrogativas salariales y las mismas prerrogativas en términos de unidad de apoyo legislativo, me pregunto ¿el mismo salario, aunque no se sesione durante un mes? ¿El mismo número de 50 salarios mínimos legales vigentes aunque no haya proyecto que discutir? ¿Por cuánto tiempo?

 

Yo lo que veo acá es un artículo que no precisa lo fundamental de lo que significa ser un vocero dentro del Congreso, y también me pregunto si es vocero de las FARC ¿Por qué en ningún momento se habla de que las FARC va a asumir financiamiento de este tema, pero por el contrario se dice en la última línea del artículo que el Gobierno Nacional garantizará los recursos necesarios para el funcionamiento y trabajo.

 

Lo que uno ve aquí es un grupo de personas que van a tener todos los beneficios pero prácticamente ningún deber ni responsabilidad ante la ley ni ante los colombianos, porque no dice aquí absolutamente nada de qué es lo que a estos ciudadanos les compete y tienen la responsabilidad.

 

Adicional a lo que dijo el senador Rangel, de que moralmente no deben estar presentes porque no se han desmovilizado, no han entregado los niños, no han entregado los secuestrados, se suman estas inquietudes a esta propuesta de artículo que nos ponen hoy en consideración.