CONSTANCIA

[PLENARIA DEL SENADO]

Abril  4   de 2017

 

Mi solidaridad con los habitantes del Putumayo, y en especial de Mocoa que han perdido sus seres queridos y enseres con esta avalancha. Estas tragedias se han vuelto más frecuentes y tristemente con pérdidas de vidas humanas y altos costos en materia económica. Desde el año 1985 Colombia ha vivido 7 catástrofes naturales de grandes magnitudes, incluida la avalancha en Mocoa, por la cifra de fallecidos, heridos y desaparecidos.

 

Entre 2010 y 2017, en el país ha habido cuatro grandes tragedias. En 2010 la OLA INVERNAL que afectó a varios departamentos como Antioquía, Bolívar, Atlántico, Sucre, Cundinamarca y Meta, y que dejó pérdidas por $11.2 billones. Igualmente, en diciembre de 2010 la TRAGEDIA DE GRAMALOTE dejó 1,335 familias damnificadas. LA AVALANCHA DE SALGAR en mayo de 2015 tuvo cerca de 100 muertos y pérdidas por $35,000 millones. Finalmente, en 2017 la AVALANCHA DE MOCOA, donde hasta el momento se calculan 286 muertos y aún no se han estimado pérdidas económicas.

 

Preocupa la lentitud del Estado para responder en la reconstrucción y mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de dicha zona, así como la baja ejecución del presupuesto.

 

Hago un llamado a la Oficina de Prevención y Atención de Desastres para que le den prioridad al estudio de las poblaciones que se encuentren en riesgo de desastres naturales, con el fin de que tanto las entidades territoriales como el gobierno focalicen las políticas de prevención. NO SE PUEDE ACTUAR DESPUÉS DE QUE PASE LA TRAGEDÍA.

 

 

MARÍA DEL ROSARIO GUERRA DE LA ESPRIELLA

Senadora de la República

Partido Centro Democrático