María del Rosario Guerra

LA MUJER

María del Rosario Guerra, sincelejana con sangre libanesa por lado paterno, es una mujer que desde siempre desafió la sociedad machista en la que creció y muy pronto tomó la decisión de prepararse para la creación de una sociedad distinta. Una sociedad en la que la educación le abriera oportunidades.

Por ello, en 1972 llegó a Bogotá a terminar su bachillerato, en 1979 entró a estudiar Economía, y se graduó con honores en 1983, en la Universidad del Rosario. En ese entorno académico conoció a su esposo Jens Mesa Dishington, quién ha sido su amoroso compañero y soporte profesional en sus 35 años de matrimonio.

Él inteligente, pragmático y perfeccionista, ella estudiosa, entregada y exigente; él desde el sector privado y ella desde el sector público, él paisa y ella costeña, han formado una pareja equilibrada.

Luego de casi 5 años de casados a la familia Mesa Guerra llegó Juan José, posteriormente Pedro Felipe y Carlos Antonio.

Junto a ellos, María del Rosario ha construido una familia con profundos valores cristianos de amor, respeto, servicio y honestidad. La familia ha sido su apoyo en todos los proyectos profesionales y académicos que ha emprendido ya sea desde Planeación Nacional, Fonade, Colciencias, el Ministerio de Comunicaciones, el Senado de la República, y la realización de sus maestrías en las universidades de Harvard y Cornell en Estados Unidos.

Gracias a su entrega, rectitud y profesionalismo le han sido otorgadas numerosas condecoraciones a lo largo y ancho del país, pero para Ella lo realmente importante es ser constructora -desde sus posibilidades- de un mejor país.

Caracterizada por su compromiso y vocación de trabajo y servicio, les ha transmitido a sus hijos –con su ejemplo- el amor por el trabajo y el goce de servir. Las mismas enseñanzas que recibiera de sus padres José y Ana María, y de su abuelo paterno –Papatoño- años atrás cuando visitaban y ayudaban a los menos favorecidos.

Con 30 años de ejercicio profesional, “Charo” –como cariñosamente le dicen sus amigos- hoy es la misma que se conmueve con la sonrisa de un pequeño como con la de un anciano. Al fin y al cabo, ambos le recuerdan la fragilidad del ser humano y la necesidad de afecto entre los colombianos.

Hoy, gracias a la honrosa invitación del expresidente Álvaro Uribe Vélez y al apoyo de miles de colombianos en las urnas, es Senadora de la República por el Centro Democrático para el periodo 2014-2018. Igualmente gracias a la invitación del expresidente y senador Álvaro Uribe es precandidata a la presidencia de Colombia por su partido.

Su objetivo profesional ha sido, es y será “el poder para servir a su región y a su patria”.